Magia vítrea

A veces me da la impresión de que el vidrio es menospreciado. Quizás estamos tan acostumbrados a verlo en todas partes, que nos parece algo simple y común. Pero ¡el vidrio es mágico! ¿O no te parece magia fundir arena y obtener vidrio? ¿No es increíble su capacidad de reblandecerse el número de veces necesarias para moldear una pieza?

Durante los tiempos primitivos la única materia prima que se utilizaba en su fabricación era la arcilla silícea. El vidrio comparte su estructura vítrea con el cuarzo, la obsidiana, entre otros. La diferencia es que el vidrio ha sido magníficamente trabajado por el hombre desde hace miles de años para transformarlo en preciosos objetos.

Por eso, podemos decir que el vidrio ocupa un lugar nebuloso entre el arte y la utilidad, y sólo quienes se dejan seducir por su transparencia y lujo visual, atesoran una joya elaborada en vidrio.